Los precios siguen en tendencia a la baja

Los precios del petróleo han vuelto a bajar, después de experimentar una pequeña corrección al alza, vinculada a la euforia generada por el acuerdo firmado el jueves pasado por Opep después de una serie de negociaciones muy estrechas.

Ayer en Londres, el Brent o el crudo del Mar del Norte, para la entrega en febrero, perdieron un 0,41 por ciento desde el cierre del lunes de 48,59 dólares. En Nueva York, el barril estadounidense de WTI (West Texas Intermediate) para el mes de enero cayó 0.42% a $45.57.

Sin embargo, estos niveles de precios son bastante altos para 2020, con Brent no tan lejos de la simbólica $50 por barril que se acercó el viernes pasado en $49.92, el primero desde el 6 de marzo.

Así, el mercado reaccionó con un aumento en el precio del oro negro ante la decisión de reabrir las compuertas tomadas por Opep y sus aliados. Sin embargo, el impacto de esta medida sólo fue efímero. Opep ha visto sus esfuerzos para contener la volatilidad de los precios en gran medida fracasan.

Hay que decir que durante casi un año, Opep y sus socios, encabezados por la Federación de Rusia, han demostrado una gran coherencia y han logrado eliminar algunas de las dificultades asociadas al acuerdo. Es cierto que en un momento dado Moscú mostró poco o ningún entusiasmo por una renovación del acuerdo, que deseaba producir más crudo.

Sin embargo, Rusia, un aliado clave de Opep, sigue siendo fiel a su enfoque más amplio en la cooperación con la organización petrolera. Mantiene una mentalidad positiva con respecto a la aplicación del acuerdo en cuestión, subrayando la necesidad de reforzar esta cooperación.

Arabia Saudita, otro peso pesado de la industria petrolera, dice que apoya un repunte razonable de los precios en un mercado deprimido por una crisis sanitaria sin precedentes. De lo que los expertos están seguros es que el reino no puede estar satisfecho hoy con un barril de alrededor de 50 dólares.

De hecho, la mayoría de los productores no pueden vivir con este umbral. En realidad, los mejores y menos apetos países están alojados bajo la misma bandera; la mayoría de los productores no pueden permitirse tener precios del petróleo por debajo de 100 dólares por razones presupuestarias y de política interna.

Las monarquías del Golfo, lideradas por Arabia Saudita, al tiempo que evitan poner en alza las economías occidentales, sus principales clientes, bajo presión, están marcando la diferencia en los mercados del petróleo y el aumento de los precios del crudo.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *