Vaticano, 29 sep. 20 / 10:10 am (ACI).- El Papa Francisco bendijo a los participantes de la 40a peregrinación virtual al Santuario de Nuestra Señora de Luján, en la ciudad del Centenario (Argentina), y les dijo que aunque todos los niños son diferentes, la Madre siempre los abraza.

A través de un video mensaje, el Santo Padre destacó el lema de la actividad «Madre nos abraza, queremos seguir caminando», para decir que «a veces el camino se vuelve difícil, y no sólo a veces, suele ser difícil».

«Y en estos momentos de pandemia y tanta amenaza para la salud, de tanto miedo, de tantas necesidades, es más difícil. Por eso necesitamos que la Madre nos abrace, que nos una», añadió el Papa Francisco.

«Una vez escuché que el trabajo de una madre es reunir a los niños», y cuando le preguntaron a uno «cuál de sus hijos es mejor para usted, el favorito, dijo: ‘Tengo cinco dedos en la mano, si me pegan uno duele de la misma manera que otro se pega. Todos son diferentes, pero todos son iguales», dijo el Papa Francisco.

«Así es la Virgen con nosotros. Todos somos diferentes, pero ella es una madre y nos abraza. Por eso le preguntamos: ‘Madre, abrázanos, queremos seguir caminando'», alentó.

«Os acompaño desde aquí, únete a la peregrinación, ora por ti y por favor no olvides orar por mí», preguntó el Papa Francisco como siempre.

Los peregrinos centenarios prepararon sus corazones para esta importante fecha y participaron espiritualmente en la novena dedicada a la patrona de Argentina, Nuestra Señora de Luján, del 21 al 26 de septiembre.

A través de un «cuaderno virtual de intenciones» enviaban sus peticiones al equipo organizador, además de sus fotos y vídeos como peregrinos de años anteriores.

El facebook del Santuario del Centenario de Nuestra Señora de Luján fue la plataforma de encuentro donde cada peregrino podía reflexionar y celebrar este espacio de fe.

El sábado 26 de septiembre, a partir de las 20:00 horas, realizaron una «hoguera virtual» con la animación de los artistas invitados y al día siguiente celebraron la Santa Misa presidida por el Obispo de Neuquén, Monseñor Fernando Croxatto.

En este momento de pandemia de coronavirus, Don Croxatto nos animó a pedir el abrazo de la Virgen para «seguir abrazándonos hoy».

Del mismo modo, expresó que Jesús dio a la Cruz «su abrazo al mundo, en su corazón, y ofreció este dolor por todos nosotros. Y María es la que nos trae ese abrazo de Jesús en la Cruz», dijo Don Croxatto.

 

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *