Vaticano, 29 de junio. 20 / 10:10 am (ACI).- Como es tradición, cada año en la solemnidad de San Pedro y San Pablo, que se celebra el 29 de junio, el Papa Francisco bendijo los palios de los arzobispos metropolitanos nombrados el año pasado.

En esta ocasión, el Santo Padre bendijo a los Pallios al comienzo de la solemne celebración eucarística, presidida en la Basílica de San Pedro, con la limitada presencia de fieles debido a las medidas sanitarias vigentes para evitar los contagios de coronavirus y entregó uno en nombre de los 54 arzobispos metropolitanos que no estaban presentes en la Basílica de San Pedro.

Esta Misa del Papa fue la primera concelebración eucarística en la que también participaron algunos cardenales residentes en Roma.

Al comienzo de la Eucaristía, el Santo Padre se detuvo por un momento frente a la estatua de San Pedro y luego oró en la tumba del apóstol Pedro, situada debajo del altar de la silla.

El palio del arzobispo es la insignia exclusiva de los arzobispos residenciales o metropolitanos y recuerda la unidad con el Sucesor de Pedro. Es una banda de lana blanca en forma de cuello, adornada con seis cruces de semillas negras. Es similar a un stol y se utiliza como escapulario. Está hecho de tela blanca salpicada de cruces, enviada por el Papa como insignia de su especial dignidad.

Lana significa la dureza de la reprimenda a los rebeldes; el color blanco, la benevolencia a los humildes y penitentes. Tiene cuatro cruces situadas delante y detrás, derecha e izquierda, lo que significa que el obispo debe poseer vida, ciencia, doctrina y poder. También está relacionado con las cuatro virtudes cardinales, teñidas de púrpura por la fe en la Pasión de Cristo.

Saludo del decano del Colegio Cardenalicio

Antes de que el Papa bendijo los palios y entregó uno de ellos en nombre de los arzobispos metropolitanos, el rector del Colegio Cardenalicio, el cardenal Giovanni Battista Re, dirigió un breve mensaje a los presentes en el que destacó la labor pastoral del Pontífice durante este período de la pandemia.

El cardenal Re recordó que «durante este período las palabras del Santo Padre» en la Audiencia General, el domingo de Angelus y Regina Coeli y en la celebración de la misa en Santa Marta «despertaron un interés extraordinario» en los fieles.

En esta línea, el Purpurado hizo hincapié en que en la misa se incluyeron «todas las categorías dedicadas al cuidado, asistencia y acompañamiento de las personas» que más sufrían la pandemia de Covid-19. Intenciones que «eran faros de luz» para alentar a los demás.

Además, el Rector del Colegio Cardenalicio destacó el recién creado «fondo de solidaridad de la Diócesis de Roma» y agradeció al Papa «la llamada a la solidaridad a todos los niveles, la solidaridad también a nivel internacional, recordando que formamos parte de una sola familia y que no podemos avanzar solos».

«La pandemia significó una dura prueba, también creció el espíritu de fraternidad y solidaridad, fe y confianza en Dios y también, no con poca frecuencia, hizo que la vida regresara hacia Dios», dijo el cardenal Giovanni Battista Re en representación de todo el Colegio Cardenalicio.

Más tarde, el Papa Francisco bendijo y colocó un palio en el cardenal Re solemnemente con una oración en latín.

Entrega de palio a los arzobispos metropolitanos

Los palios bendecidos el 29 de junio por el Papa serán entregados a través de los Nuncios Apostólicos, que impondrán, en nombre del Santo Padre, el palio al frente de cada arzobispo metropolitano.

De los 54 arzobispos metropolitanos nombrados este año para recibir los palios archebispais, 23 son del continente americano. 17 son de América Latina: 5 de Colombia, 2 de México, 1 de Ecuador, 1 de Argentina, 2 de Chile, 4 de Brasil y 2 de Bolivia. Además, 5 son de los Estados Unidos y 1 de Canadá.

 

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *