MOSUL, 29 de septiembre. 20 / 09:38 am (ACI).- El Parlamento Europeo ha nombrado al Arzobispo de Mosul para el «Premio Sájarov 2020» en reconocimiento a su trabajo para proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales en Irak durante la persecución del grupo terrorista Estado Islámico (EIIL).

El arzobispo caldeo (católico) de Mosul, Irak, el obispo Najib Mikhael Moussa, fue nominado para el Premio Sájarov de este año por «alentar la evacuación de cristianos, sirios, caldeos al Kurdistán iraquí» frente a la amenaza de EIIL y proteger la historia de la Iglesia en Oriente al salvar «más de 800 manuscritos históricos de los siglos XIII al XIX», dijo la Unión Europea en la declaración.

En la madrugada del 7 de agosto de 2014, el entonces P. Moussa, un sacerdote dominico que fue nombrado arzobispo en 2019, se vio obligado a huir con otros religiosos a la llanura de Nínive y luego al Kurdistán iraquí ante el avance de EIIL en Irak desde principios de junio de ese año.

«Evacuamos en camión una buena parte [aproximadamente la mitad] de los manuscritos de Qaraqosh [Bajdida, antigua ciudad cristiana más grande de Irak] a Erbil en Kurdistán (iraquí)», dijo el sacerdote a la AFP en 2015. Todas las cajas llegaron bien y fueron almacenadas en un lugar secreto, días más tarde los terroristas destruyeron las bibliotecas de Mosul y Qaraqosh, añadió.

Durante años, conservó y digitalizó los más de 800 manuscritos antiguos elaborados en idiomas como el arameo, el armenio, el árabe y el siríaco, miles de libros y cartas de cien años, que incluyen textos sobre filosofía, historia, literatura, música y espiritualidad cristiana y musulmana.

Los manuscritos, que demuestran la presencia milenaria del cristianismo en la región mesopotámica, situada entre los ríos Tigris y Eufrates, «fueron digitalizados y expuestos al público en exposiciones en Francia e Italia. Desde 1990 [Don Moussa] ha contribuido a la conservación de más de 8.000 volúmenes y 35.000 documentos de la Iglesia de Oriente», especificó el Parlamento Europeo.

En declaraciones a Asia News, Dom Moussa dijo que «un pueblo sin patrimonio cultural es un pueblo muerto» y subrayó que «no sólo es un deber salvar el patrimonio» que está «en peligro de extinción», sino «también y, sobre todo, personas».

En este sentido, subrayó que este reconocimiento es «un honor» que «no es de manera personal, sino para todo Irak» y que también lo comparte con los pueblos de Siria, Líbano y Yemen que «sufrieron o sufrieron» durante años de guerra y violencia yihadista.

La cita es una forma de recordar a «las víctimas inocentes, especialmente los yazidíes, un pueblo pacífico que tuvo que enfrentar una verdadera tragedia y con quien me siento particularmente identificado», dijo. Además, es «un incentivo para todos los iraquíes que sufren pero quieren seguir viviendo», agregó.

Para el prelado, salvar los manuscritos «de las garras yihadistas» era parte de una «operación de rescate» que tuvo éxito gracias a la ayuda providencial de Dios que permitió a grupos musulmanes y muchos jóvenes desaparecer en esta misión a pesar del peligro de muerte.

Dom Moussa recuerda que «para salvar al pueblo y los manuscritos durante el avance de las fuerzas del Estado Islámico, se necesitaban muchos pies y manos. En ese momento, le pedí a Dios que tuviera diez pies y diez manos para salvar a las personas y los libros, y respondió enviándome a muchos jóvenes que me ayudaron en esta misión.

«Las balas sobrevolaron nuestras cabezas mientras tratabamos de protegernos con nuestras manos, que a su vez llevaban los preciosos volúmenes» durante el vuelo inesperado, dijo. Fue una «respuesta compartida por todos, incluidos los musulmanes que hicieron un trabajo extraordinario para ayudar a las familias cristianas y salvar su patrimonio cultural», agregó.

Dom Moussa también recordó el peligro que el país y el mundo todavía enfrentan no sólo por EIIL y pidió la reconstrucción de la paz en Mosul y en todo Irak de manera concreta y bajo los principios de ciudadanía, fraternidad y dignidad humana.

 

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *